¿La oposición pide un nuevo golpe de estado?

Hechos 03 de diciembre de 2022 Por Heraclio Labandera
Legisladores del FA pidiendo la renuncia del presidente Luis Lacalle; agitadores tuiteros exigiendo la dimisión presidencial; operadores confabulados pidiendo la salida adelantada del mandatario. Todo igual a la fiebre golpista de febrero de 1973. Antes fue por el peruanismo; hoy es por Astesiano. Cambia el motivo pero lo que permanece es el deseo de conseguir el poder a cualquier precio. Aún contra una popularidad que tanto les golpea.
Screenshot_20221203-235207~2

Durante años se pensó que la tentación golpista del FA en 1973 fue debido a una fiebre de verano, cuando en febrero de aquel año desde el Partido Comunista y el Partido Socialista hasta el Partido Demócrata Cristiano, auspiciaron una franquicia de "golpe bueno" para hacer tolerable al paladar democrático el golpe de Estado que se avecinaba. 

Pero no. Pasaron los años y cuando el FA ya tenía convencidos a muchos de que la pasión golpista del febrero amargo había sido apenas una locura de juventud, el caso de Astesiano dejó en evidencia que el problema de fondo en la coalición de izquierda, era un asunto bastante más grave.

Sería de justicia aseverar que no todos los militantes del FA aspiran a derrocar a la institución presidencial. Sin embargo en las últimas semanas al agite en redes de conocidos operadores del FA reclamando rodear la casa presidencial exigiendo la renuncia de Lacalle, se sumaron voces con fama de moderación cómo la de Mario Bergara, demandando la cabeza del presidente uruguayo, y hasta la de Danilo Astori, que abandonó su autoexilio con un lanzafuego encendido a todo trapo. 

Y por si faltaran refuerzos, apareció para el asalto hasta la "legión extranjera" del FA. El antiguo líder del aparato armado del PCU, Esteban Valenti, encargado de un ejército clandestino organizado "para tomar el poder" en sus años de dirigente comunista, ahora exigió con cara de cemento la renuncia del presidente Lacalle para defender la institucionalidad. 

"Paradoja", dijera Buscaglia.

Es como si quisieran demostrar que la "brisa bolivariana" del Foro de Sao Pablo es la mejor opción para provocar "las condiciones objetivas" de la insurrección.

El FA debe terminar de una buena vez con esa nefasta tradición golpista, que algunos creen está en su naturaleza.

Porque su temeraria postura de procurar una salida presidencial adelantada, solo contribuye al caos y la grieta.

 

Heraclio Labandera

Periodista y autor. Corresponsal de publicaciones extranjeras, agencias internacionales de noticias. Ha trabajado para diarios, semanarios, revistas, radio, televisión y redes. Escribe sobre política y economía. Autor de libros sobre ética, pensamiento e historia. Eterno curioso. Editor de Confidencial.

Te puede interesar