Confidencial

Conduciendo en la vida

¿Cómo evitar accidentes de tránsito? Si no quiere terminar enterrado conozca la solución argentina. Sigo entregando, no se lo pierda.

Miscelánea 20 de junio de 2022 Guillermo Silva Grucci
Guille imágen

Saber hacerlo no basta para obtener la licencia de conducir en Argentina. Tampoco alcanza con conocer las señales del tránsito, ni la dirección de las calles. Desde 2021 se deberá agregar, además, un cursillo de perspectiva de género. Para facilitar el objetivo, la Dirección de Políticas de Género y Diversidades del Ministerio de Transporte de allende el Plata pone a disposición el material informativo. Se trata de la “Guía práctica de comunicación con sensibilidad de género”, que no puede faltar en el bolsillo de la dama ni en la cartera del caballero.

El cursillo incluye el manejo de términos como: estereotipos, androcentrismo, patriarcado, discriminación positiva, identidad de género, orientación afectiva-erótico-sexual, masculinidad hegemónica, invisibilidad de las mujeres, minimizar la problemática de la mujer.

La Guía, para mejor proveer, da algunos ejemplos: en vez de “los peatones”, expresar “las, les y los transeúntes”. El término “peatón” es políticamente incorrecto, porque, aunque tiene su femenino, que es peatona, invisibiliza a un sector social, lo que no ocurriría usando el término “transeúnte”. 

¿Una vía peatonal debería denominarse “vía transeuntal”? Como sea, el masculino siempre se coloca en último lugar. Y aunque esa ubicación ya estaba cuando se decía “primero las damas” o cuando el orador comenzaba su discurso con “damas y caballeros que viajan en este colectivo”, es tan difícil conducirse hoy día, que sugiero un prudente profundo silencio.

Lo más visto
DESIGUALDAD

Se presentó un proyecto de ley que corrige graves injusticias derivadas de la aplicación de la ley de Violencia de Género

Fernando Caride Bianchi
Hechos 26 de marzo de 2024

Los nueve diputados de la Coalición Republicana que integran la Comisión de Constitución, códigos, legislación general y administración son los responsables de que las injusticias derivadas de la ley de Violencia de Genero, puedan ser subsanadas en el plenario de la Cámara para su posterior pase a la Cámara de Senadores para su estudio y eventual sanción.